fbpx
19
Oct

Cada 19 de octubre, seguimos luchando contra el Cáncer de Mama

##Cáncerdemama #MADRID #PROYECTOS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) cada 19 de octubre  celebra mundialmente el Día Internacional de la Lucha Contra del  Cáncer de Mama. El objetivo es crear conciencia y promover que cada  vez más mujeres accedan a controles, diagnósticos y tratamientos  oportunos y efectivos, es una fecha que busca sensibilizar y concienciar a las personas de todo el mundo.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer de mama representa el 16% de todos los cánceres en pacientes femeninos y desde hace años parece ir en crecimiento en cuanto a estadísticas.

Con carácter revelador hemos participado en una de las clínicas más importantes de Madrid en la que se ha desarrollado la Unidad de Terapia contra el Cáncer más avanzada de Europa como es la Unidad de Protones de la Clínica de la Universidad de Navarra, donde Impernor Asbitra ha estado presente a través de sus dos especialidades; la impermeabilización y el aislamiento. 

La nueva era para el cáncer de mama

Esta nueva terapia con protones es la radioterapia externa más precisa que protege al máximo el tejido sano porque no los expone innecesariamente a la radiación, es un tratamiento muy preciso que minimiza el daño en los órganos y estructuras vecinas sanas que rodean el tumor. En este caso, es altamente preciso para el cáncer de seno que administra radiación directamente al tumor y se detiene. 

Para tratar este tipo de tumores la precisión es especialmente crucial para la región del seno debido a su proximidad a muchos órganos vitales, incluidos el corazón y los pulmones. Debido a que la terapia de protones es tan precisa, se pueden depositar dosis más altas de radiación en el tumor mientras se reduce el potencial de daño. 

Por otro lado, la radioterapia de rayos X penetra en la piel y continúa lanzándola a medida que pasa a través del cuerpo más allá del tumor, en cambio, la terapia de protones se dirige sólo al tumor, por lo que, el tejido sano se salva de la radiación no deseada.

 

 

Esto resulta en una interrupción mucho menor para el paciente, y muchos pueden continuar con sus actividades diarias habituales durante el tratamiento además de reducir el riesgo de efectos secundarios a largo plazo y cánceres recurrentes.

Según la CUN, y otras fuentes, la protonterapia es uno de los tratamientos más eficiente para combatir este tipo de cáncer, además de ofrecer la ventaja de reducir el daño en los tejidos sanos y evitar efectos indeseados en órganos críticos cercanos a la mama, como hemos indicado con anterioridad. Evita efectos a corto y largo plazo en los vasos linfáticos, se suele combinar normalmente con otros tratamientos así como: cirugía, quimioterapia, hormonoterapia, radioterapia externa.

Comparte en: