fbpx
14
Ago

Así serán las ciudades del futuro

#IMPERNOR ASBITRA #PROYECTOS

¿Te has imaginado alguna vez cómo serán las ciudades del futuro? ¿Cómo serán sus viviendas? ¿Y sus servicios? Según los últimos estudios publicados, el constante aumento de la población obligará a transformar el urbanismo a través de megarascacielos, jardines que conectarán diferentes barrios y ascensores que serán como una red de metro.

A 1.000 metros del suelo

La altura será la clave de las urbes del futuro. Las ciudades estarán monopolizadas por rascacielos más altos y versátiles que, gracias a las nuevas tecnologías, estarán interconectados entre sí, producirán su propia energía y evitarán los problemas de desplazamiento contemporáneos ¿Por qué? Porque la mayoría de la actividad se desarrollará en un único plano: el vertical.

En ellos se albergarán servicios como viviendas, oficinas, ambulatorios, centros comerciales o jardines. Así, las metrópolis serán más eficientes y aprovecharán mejor el espacio, sí, pero también cumplirán su principal meta: crear entornos más sostenibles.

Y es que no sólo los rascacielos son protagonistas de este nuevo concepto de ciudad. Lo verde también cobra una nueva dimensión, ya que se utilizarán para conectar las diferentes partes de la urbe e integrar la naturaleza con el día a día. En la actualidad, podemos ver un ejemplo en el proyecto “La Ciudad del Cielo” en Tokio (Japón), donde las áreas verdes actuarán como una especie de pulmón o en el megaproyecto en el centro de Burj Jumeira (Dubai)

El futuro se construye en el presente

Es evidente que este cambio está afectando directamente a la forma en la que trabajamos en nuestro sector, donde ya se desarrollan proyectos que se acercan a este nuevo modelo de construcción.

Entre ellos, destaca el proyecto de la Torre Biónica en Shangai (China), de 1.228 metros de altura, 300 pisos y con espacio para 100.000 vecinos. Es decir, este complejo urbanístico será cuatro veces mayor que la Torre Eiffel.

También destaca la iniciativa del estudio de arquitectura italiano Luca Curci, que ha propuesto la expansión por los océanos a través de Vertical City, una torre cimentada sobre el fondo marino, con espacios verdes en cada piso, de consumo nulo y sostenible. Su superficie total es de 800.000 metros cuadrados y tendrá capacidad para 25.000 habitantes.

No es oro todo (lo vertical) que reluce

Las principales ventajas de este tipo de complejos son: aumento de zonas verdes, facilitar el traslado, mejorar el uso de los recursos y reducir la contaminación, entre otros. Pero a pesar de tener claros cuáles serían sus beneficios, aún quedan muchas dudas por resolver: ¿La sociedad estará dispuesta a vivir en vertical?, ¿Hacen falta normativas que permitan la construcción de estas megaestructuras?, ¿Cuáles serán las soluciones en caso de catástrofe?

La realidad es que la población está aumentando y hacen falta soluciones para crear entornos más sanos en los que haya cabida para todo el mundo.

Comparte en: