fbpx

AVENIDA PORTUGAL

VISTA DE UNA PARTE DE LA SUPERFICIE SACYR
ir a los proyectos
Proyecto

Bulevar Avda. Portugal – Soterramiento M-30

Localización

Avda. Portugal. – Madrid.

Cliente

Sacyr, S.A.

Año de obra

2003 / 07

Materiales
  • Morteros Alta resistencia.
  • Laminas Asfálticas Losas.
  • Fieltros Geotextiles (Poliéster y Polipropileno.)
  • Laminas Drenantes (PEAD)
Servicios

7.000 m2. – Impermeabilización de Estructuras enterradas.

70.000 m2. – Soleras y Morteros Alta Resistencia.

34.500 m2. – Impermeabilización de Losas.

70.000 m2. – Fieltros Geotextiles y Capas Separadoras.

7.000 m2. – Laminas Drenantes.

 AVENIDA PORTUGAL

 

En el año 2003 el Ayuntamiento de Madrid decide poner en marcha un ambicioso proyecto de remodelación urbana al soterrar una de las principales vías de circunvalación de la ciudad: la M30.

Entre 2003 y 2007 se llevó a cabo la obra de soterramiento del arco oeste de la M-30 en el ámbito del río, obra que hizo posible la eliminación del tráfico en superficie y la consiguiente liberación de más de cincuenta hectáreas de terreno ocupado anteriormente por las calzadas.

El Bulevar de la Avenida Portugal, Incluido en el proyecto Madrid-Río, este bulevar remodela un tramo de obra soterrada, bajo un diseño inspirado en el paisaje de cerezos en flor que podemos contemplar camino de Portugal. Por debajo de este paseo peatonal se extiende, entre el Alto de Extremadura y la cuesta de San Vicente, un túnel de 1.480 metros de longitud y 19,50 metros de anchura. Dotado de ocho carriles, cuatro para cada sentido de circulación, de 3,5 metros de ancho cada uno, encontrándose el 75 % de todo él bajo cubierta.

Un nivel por encima de esta carretera subterránea se sitúa un aparcamiento con capacidad para más de 1.000 vehículos que permite liberar las calles urbanas de un gran número de automóviles estacionados. Ascensores, salidas de emergencia, chimeneas del sistema de ventilación, que emergen dispersadas por encima del bulevar, y un suficiente número de entradas y salidas al aparcamiento subterráneo.

Exteriormente la nueva avenida se articula mediante un paseo central, que se caracteriza por su empedrado, para el que se han utilizado piezas de baldosín portugués, similar al existente en la Avenida Liberdade de Lisboa. Dicho adoquinado reproduce las formas de la flor del cerezo, en alusión al extremeño Valle del Jerte, cercano a la ruta de la autovía soterrada en este ámbito. Los bancos, que sirven de alcorque para árboles también emulas dichas formas. Sobre el espacio se han plantado 1.400 árboles, de los que 700 son cerezos. La avenida se complementa con dos carriles laterales a modo de vía de servicio, para dar acceso a los barrios colindantes.